*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Los niños y sus derechos
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El después qué. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Democracia fuerte, medios pobres
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Crear 1, 2, 3 puntos del PBI es la consigna revolucionaria de la hora
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Conexión México Por Ruby Soriano Conexión México Por Ruby Soriano
Periodistas con armaduras de plomo
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Luis Fernández Luis Fernández
Los independentistas en la hora actual
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Silencio que abruma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138

La excesiva ansiedad de las personas por su salud

Carlos Vivas; Homero Bagnulo

23.04.2019

Frente a las consultas de algunos pacientes, los médicos nos preguntamos si la preocupación que estos pacientes nos están relatando no resulta excesiva en relación al riesgo real del síntoma que nos están refiriendo. En oportunidades dicha sintomatología acaba impactando en muchas de las actividades que dicha persona realiza.

A esta situación recientemente se le denomina "ansiedad sanitaria" y podríamos definirla como: Una preocupación excesiva en relación al riesgo real, lo que impacta en la vida y las actividades de esa persona.  O sea, que las personas que padecen la situación que estamos describiendo presentan un temor excesivo y persistente de estar seriamente enfermos. El DSM-5 (la quinta edición del Manual de Desórdenes Mentales), titula esta situación como: desorden por síntomas somáticos y desorden por ansiedad vinculada a enfermedad. Remplaza esta terminología al viejo término de hipocondría que con el correr del tiempo se ha transformado en una etiqueta peyorativa para el paciente.

La preocupación que estos pacientes nos generan, se vincula a la cantidad excesiva de exámenes y estudios diagnósticos que se le realizan, lo que incrementa el riesgo de eventuales daños y que ante hallazgos poco significativos, estos incrementan aún más su trastorno. Algunos autores refieren que hasta un 20% de los pacientes que los consultan presentan las características que describiéramos.

Algunas pistas que nos orientan a plantear esta situación las aporta una excelente revisión recientemente publicada por E. Hedman-Lagerlof del Karolinska Institutet de Suecia y, P. Tyrer del Imperial College de Londres ( BMJ 2019;364:1774), e incluye:

1-     Preocupaciones reiteradas sobre la salud que reaparecen pese a ser descartadas en las consultas realizadas y que además se mantienen en el tiempo.

2-     Reiteración de las consultas fuera de lo que uno esperaría dada la situación de la persona.

3-     La preocupación que generan los síntomas tienen una repercusión en el desempeño funcional y social.

4-     Desde la facilidad en el acceso a la información digital el cuadro que venimos describiendo, se ha multiplicado y agravado dado que han aparecido pacientes que buscan información en forma permanente, lo que a su vez les incrementa la ansiedad. Al punto que la situación recibe una denominación especial: "Cibercondría".

La situación clínica descrita se ha transformado en un fuerte desafío en la consulta y el médico se enfrente a un difícil equilibrio, ya que en ocasiones quienes presentan este cuadro pueden tener también afecciones que requieran estudio y tratamiento. Inclusive pueden ser la manifestación de otras enfermedades mentales. Como por ejemplo el desorden de ansiedad generalizado, ataques recurrentes de pánico, trastorno obsesivo compulsivo.

Se recomienda por parte de los autores descritos permitirle al paciente que explique su sintomatología, sin interrumpirlo, ya que esto los reasegura en cuanto a que son escuchados y tomados seriamente en cuenta. Es habitual que médicos experimentados y con una consulta atiborrada, intenten acortar la duración de la visita, ya que llegan prestamente al diagnóstico y no consideran a la persona como realmente enferma. Esto lleva a una agravación de las situaciones planteadas, por lo que es altamente recomendable dedicarle un tiempo suficiente y agendar un seguimiento del paciente.

Hay algunas preguntas que siempre debiéramos  realizar, como por ejemplo: ¿Cuánto le preocupa a usted la situación? ¿Habitualmente esta muy preocupado por su salud? ¿ Cree que los médicos que ha consultado se han ocupado  adecuadamente de su situación? ¿Cuál es la mayor preocupación que usted tiene? ¿Cuánto hace que empezó a preocuparle la situación? Esta última pregunta se basa en que con cierta frecuencia el cuadro se desencadena luego de la enfermedad o la muerte de un familiar o amigo. ¿Cuánto le afecta esto en el desempeño de sus tareas y en su vida   social y familiar?

Una preocupación muy especial que tanto los médicos como las personas cercanas a estos pacientes deben tener es el lenguaje y las formas de comunicación que se utilizan, ya que frecuentemente malinterpretan las palabras y los gestos, lo que agrava el cuadro.  Es por lo tanto útil repetir las explicaciones y no molestarse ante la  reiteración de las mismas preguntas en cada consulta sucesiva. También es común que síntomas menores como palpitaciones, sensación de cansancio, etc, desencadenen respuestas inapropiadas y determinen consultas, las que deben ser valoradas en el contexto del cuadro global.

Lo que no mejora estos enfermos es la rápida respuesta intentando reasegurarlos de que "no tienen nada". Si bien parece que esto los alivia y parecen retirarse de la consulta satisfechos, lo habitual es que rápidamente vuelvan con el mismo o tal vez otro síntoma parecido. Es mejor reconocer que el paciente esta francamente preocupado por su salud y ofrecerle ayuda, haciéndole ver la ansiedad que le ha desencadenado la situación y destacando que además de su cuadro de ansiedad también estaremos atentos a otras enfermedades que puedan aparecer. Explícitamente dejar sentado que no minimizaremos ni ignoraremos los síntomas que nos relaten, reconociéndoles que tomamos en cuenta su sintomatología, que sabemos que es real y que genuinamente esta repercutiendo en su calidad de vida. Esta posición del médico tratante valida la relación con el paciente e incrementa la motivación para el tratamiento que podamos ofrecerle.

La opción terapéutica más recomendada actualmente son las terapias cognitivo- conductuales que deben ser iniciadas lo antes posible y no deben ser demoradas por estudios diagnósticos que es posible que demoren semanas o meses en su realización. Algunos antidepresivos han mostrado algún grado de eficacia en algunas situaciones, si bien no hay estudios suficientes a cerca de su utilización en esta condición. Como ya hemos dicho el seguimiento de estos pacientes es muy importante, si bien es común que deambulen de un consultorio a otro sin conseguir que alguien le preste una escucha comprometida y la necesaria empatía. Es necesario reconocer que  estos pacientes sufren realmente su situación, y por lo tanto merecen nuestro mayor compromiso.

 



Dres. Homero Bagnulo; Carlos Vivas


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net