*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Federico Sequeira Federico Sequeira
Liviandad autoritaria
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Daniel Vidart y el amor a nuestra tierra
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Esteban Valenti Esteban Valenti
El peor fracaso: la economía
William Marino William Marino
Los candidatos
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Voto de los uruguayos en el exterior
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Los pesos pesados definirán sobre Venezuela
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Imperialismo.(Abordando eso gris, que parece la teoría).
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Daniel Feldman Daniel Feldman
Magallanes, la vuelta al mundo y los desaparecidos
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La embestida populista causa daños
Juan Santini Juan Santini
Si, es una Democracia tutelada
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Nunca pensé que saldría esposado de mi casa
Roberto Sanzón Mizrahi Roberto Sanzón Mizrahi
La recuperación de países arrasados
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Del día más solemne y triste al más alegre del calendario israelí
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Ruby Soriano Ruby Soriano
Conexión México-La estadística muerta de ser migrante
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Una vez más, estamos mejor y peor al mismo tiempo
Rodolfo Martín Irigoyen Rodolfo Martín Irigoyen
Todos somos orgánicos
Héctor Musto Héctor Musto
Hace 41 años... yo comunista
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
Michael Añasco Michael Añasco
99 lufftbaloon
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Izquierda
Luis Fernández Luis Fernández
Perdió la derecha
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Los sinuosos caminos de la derecha, la insólita ruta conservadora y la izquierda correcta
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
“Era tan fácil mantener el silencio”
Jaime Secco Jaime Secco
Una mañana de abril en dictadura
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

Nunca pensé que saldría esposado de mi casa

Jorge Ángel Pérez

09.05.2019

Nunca pensé que saldría esposado de mi casa

 

Hace más de tres años que comencé a publicar en CubaNet, pero no recuerdo cuál fue el primero de los textos. Quizá fue ese al que di el título: "Él está en Bodrum y yo en el Cerro", donde daba cuentas de las lujosas vacaciones de un hijo de Fidel Castro en una playa turca, también pudo ser la lapidación de "La eterna", aquel homosexual pinareño que encontró la muerte después de las tantísimas pedradas que resultaron ser más agresivas que el virus del VIH que lo azotaba,

"La Eterna" y Antonio llamaron mi atención por razones diferentes; la primera había muerto tras las contundentes pedradas, mientras que el Castro, muy vivo, hacía desaforados gastos en Turquía. Una víctima y un divertido vacacionista me llevaron a hacer denuncia, pero entonces no sopesé las consecuencias, las derivaciones que acompañarían a cada uno de esos textos que publiqué durante estos años en CubaNet.

Aun así nunca pensé  que saldría esposado de mi casa ante los ojos desorbitados de mi madre, una anciana enferma que pronto cumplirá setenta y nueve años. Nunca imaginé su llanto, ni las muchas súplicas que hiciera al policía para que no me esposara. ¿Por qué iba a pensar en esos ruegos? ¿Por qué la imaginarla gritar desde el balcón? ¿Por qué suponer la quietud de todo el vecindario? ¿Por qué figurar la alegría de unos cuantos? ¿Por qué suponer que nadie levantaría la voz mientras me llevaban esposado? ¿Por qué admitir que nadie ofrecería consuelo a mi madre?

¿Y por qué la indolencia de mis vecinos? ¿Era complicidad o era miedo? No sé, el caso es que fui llevado a la estación de policías del Cerro, esa que está en Infanta y Manglar, sin que me hicieran conocer los motivos del arresto. Y allí me tuvieron por tres horas, esposado y sin que me tomaran declaración. La respuesta la tuve al día siguiente. El vecino de enfrente, ese que vive en el 273 de la calle San Cristóbal, entre Calzada del Cerro y Primelles, y que se llama Pablo, me dedicó esa tarde una palabras ofensivas, burlonas, y respondí. Al día siguiente me aseguró, desafiante, que fue el perpetrador de la detención, y para que no me quedaran dudas sacó de su billetera un carné que dejaba bien en claro su pertenencia a los órganos de la "Seguridad del Estado", y aseveró que, en lo adelante, estaría bien al tanto de mí.

Resulta curioso que este hombre no se interesara en los dos extraños robos que me dedicaron en los últimos tres años, y en los que nunca fueron encontrados los ladrones. Este hombre tampoco me auxilió cuando el vecino de los bajos lanzó hacia mi casa más treinta botellas de cerveza que se rompieron en la balaustrada del balcón, y que provocaron una leve herida en la espalda de mi madre. Ese hecho no llamó su atención, tal suceso no lo hizo llamar a la policía. Con ese agresor se emborracha con muchísima frecuencia.

¿Y por qué se juntan el delincuente y el "seguroso"? ¿Por qué un miembro de la seguridad del estado se emborracha con un delincuente que fue varias veces a la cárcel y que supone que alguna vez vivirá con su padre en Nueva York? ¿Por qué me acosan? ¿Por qué intentan asustarme? Sin dudas suponen que dejaré de escribir en CubaNet, que volveré, acobardado, a la literatura de ficción, que pasaré cada día con las puertas y ventanas cerradas, que pediré clemencia. Y se equivocan; detesto la violencia, le temo, pero no me quedaré callado, volveré una y otra vez a denunciar, aunque sea cierto que, como me dijera el "seguroso", son muchos los "amigos" que ya no me visitan.

Seguiré denunciando, incluso, porque mi madre no ha querido levantarse hoy de la cama, porque mi perro parece triste. Seguiré denunciando, y sin cansarme, aunque de vez en cuando me asista el miedo. Seguiré enviando mis textos a CubaNet, porque tengo miedo, y porque podré vencerlo, únicamente, escribiendo sobre lo que me espanta. Hoy creo que con miedo se puede buscar también la supervivencia, y que, a la larga, será esa escritura la que someterá a mi angustia.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net