*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Fernando Gil Díaz
imagen del contenido Fernando Gil Díaz

Las cosas por su nombre: no más 223

Fernando Gil Díaz

12.06.2019

Los últimos casos de policías abatidos en ocasión de cumplir tareas particulares estando armados, desató una polémica que desde la cartera se pretendió zanjar cuando se redujeron los Servicios Extraordinarios prestados por la Policía Nacional (Art. 222).

Allí comenzó a ser una constante la proliferación de los servicios irregulares que se conocen en la jerga policial como "223". Contrataciones que hoy son ilegales y que buscan solaparse bajo la asignación ficticia de una tarea cuando la verdadera intención del empleador es requerir los servicios de un policía, sin tener en cuenta que con ello no solo viola la ley sino que expone a un trabajador a correr un riesgo que en muchas ocasiones ha sido fatal. Por ello es que se estudia la medida de prohibir el uso del arma a los policías fuera de sus horas de servicio cuando desarrollen otras actividades particulares remuneradas, como un desestímulo para su contratación y -por sobre todo- para que no corran más riesgos innecesarios. Por ello, las cosas por su nombre: no más 223...

Aquella iniciativa perseguía un objetivo claro de devolver al servicio ordinario su importancia ante el crecimiento de los delitos que tenía en ese punto una vulnerabilidad evidente, ya que se disminuía la capacidad operativa de los funcionarios policiales que se reservaban para cumplir los servicios extraordinarios en desmedro de los ordinarios afectados por retenciones que sufría su salario. Recordemos -además- que entonces los ingresos por Art. 222 no tributaban leyes sociales, por lo que los efectivos policiales hacían de ese su principal ingreso, desatendiendo su labor principal desvirtuando los servicios de seguridad ordinarios.

A partir de aquella situación se diagramó una compleja ingeniería financiera y operativa que devolviera funcionalidad efectiva a los servicios ordinarios pero sin que por ello se afectaran los ingresos de los Policías, atada a la idea prevalente de recuperar el salario policial que estaba absolutamente deprimido. Esa ingeniería permitió, tras la asignación de los recursos financieros correspondientes, la mejora sustantiva del salario policial compensando las horas por Servicio 222 que se irían reduciendo, hasta el límite definitivo de 50 horas mensuales. Compensación salarial que alcanzó a todos los efectivos policiales sin distinción, cumplieran o no servicios extraordinarios. En suma, el salario policial pasó a cifras que compiten en el mercado laboral justificado por el riesgo de la función que cumple quien elige esta profesión.

Con ese panorama, se dispuso por ley (Ley Orgánica Policial Nº 19.315, Art. 37 literal F), la prohibición de "realizar tareas de vigilancia, custodia o asesoramiento en materia de seguridad, fuera del ámbito del Ministerio del Interior".

Esa prohibición no era caprichosa, su objetivo era el de impedir que volviera a desnaturalizarse el servicio merced a una práctica que había sido una de las causas del deterioro de la seguridad pública y de la respuesta policial asociada. Una respuesta que revirtió rápidamente sus pésimos guarismos, reduciendo los tiempos al impulso de mejores tecnologías sí pero, también, más y mejor personal dispuesto para responder.

Sin armas

Las autoridades estudian la prohibición de portar el arma para aquellos policías que sean contratados en tareas particulares que no sean de seguridad. La prohibición apunta a desestimular la contratación irregular que hoy se hace a funcionarios que toman la función para cumplir tareas de seguridad encubiertas. Una contratación a todas luces irregular, que podría encuadrar -incluso- en la ley de responsabilidad penal empresarial.

Lo cierto es que dichas contrataciones, reconocidas implícitamente por empresarios y sindicalistas, no hacen más que abonar a la tesis de la vulnerabilidad a la que están expuestos los Policías que aceptan dichas responsabilidades sin contar con los recaudos propios de la función que ejercen. Lo hacen en total indefensión no solo legal sino fáctica, por cuanto no cuentan con el uniforme (que de por sí ya disuade), ni los pertrechos de seguridad adecuados (chaleco antibalas), y mucho menos con el resguardo de un sistema de comunicación policial ni el apoyo de un cuerpo policial que no conoce su situación. Y ello por hacerlo en forma clandestina y al margen de la ley.

Los sindicatos han salido al cruce apelando a la condición policial o estado policial que se aplica a todo funcionario durante todo el tiempo. Con ello cual deslizan la teoría que desarmarlo cuando realiza tareas particulares lleva a dejarlo más indefenso mientras sigue siendo Policía. El error de enfoque -a mi juicio- está en que el estado policial no se ejerce únicamente portando el arma de reglamento, con lo cual perfectamente pueden ejercer la función particular y no dejar de ser un Policía cuando la ocasión lo amerite, sin necesidad de exponerse a enfrentar a un delincuente, pero sabiendo como reaccionar y a quien recurrir de forma más eficaz en la emergencia. El arma -en esos casos- solo visibiliza a un Policía encubierto, convirtiéndolo en un objetivo para el delincuente, objetivo que estará más vulnerable al no contar con elementos de protección suficientes como un chaleco antibalas, por ejemplo.

Asimismo, utilizar un recurso público del Estado -el arma- para una actividad particular o privada, es algo ilegal también que debería ser responsabilidad de quien contrata más allá de quien la utiliza. Otra razón para propiciar su prohibición en esas circunstancias.

El salario policial se recuperó notoriamente durante estas dos administraciones y ello da razón suficiente para que los servicios extraordinarios no se conciban fuera de los establecidos sin mediar ninguna otra excusa. Aceptar nuevamente los servicios extraordinarios sería volver a un pasado que hemos superado devolviendo credibilidad a la Policía Nacional.

Así se lo estableció en el año 2010 con la Ley de Presupuesto Nº 18.719 que en su artículo 206 dispuso claramente el cronograma de reducción de los Servicios Extraordinarios por Art. 222 y en su inciso final ya adelantaba la prohibición que recogió luego la Ley Orgánica Policial.

Si la contratación de los funcionarios no responde a tareas de seguridad, esta prohibición no afectará las mismas y nadie debería sentirse perjudicado. Si, por el contrario, las mismas se ven afectadas será la prueba fehaciente de que eran irregulares y que buscaban un servicio que debe ser promovido especialmente por los contratantes haciendo saber su necesidad a las autoridades sin que para ello expongan a perder la vida a ningún policía más al que tienten con un ofrecimiento que saben que está legalmente prohibido.

Si se hace necesaria una ley, que se legisle, pero no queremos más muertes de policías en actividades por servicios ilegales y clandestinos, como los llamados "223".

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net