*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Ya fueron las internas, ahora…
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Mi modesto aporte al recuerdo de la AMIA
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Por qué me meto?
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El conflicto y la lucha
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el FA, Daniel Martínez, Graciela Villar y el ocaso de los dioses
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El calentamiento global, el trabajo y UPM
Michael Añasco Michael Añasco
Asociación Chagociana de Fútbol
Diego Piñeiro Diego Piñeiro
BigData, Fake News y Deep Fakes
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De profecías y realidades
Jorge Jauri Jorge Jauri
Ha nacido más de una esperanza…
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
La importancia de explicar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Daniel Feldman Daniel Feldman
Es la cultura, estúpido
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Ante nuestros ojos tantas y tantas cosas desfilaron
Ismael Blanco Ismael Blanco
Pido la palabra
Janet Nuñez Janet Nuñez
Una reflexión sobre el Partido Cabildo Abierto
Ruby Soriano Ruby Soriano
México, la border patrol de Trump
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Nuestra seguridad amenazada
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
¿Cuándo se jodió el Uruguay?
Jorge Eiris Jorge Eiris
Paso a paso…
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Del asesinato considerado como una de las malas artes
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La renovación y la mañana siguiente
Charles Carrera Leal Charles Carrera Leal
A propósito del Sistema Automatizado de Interceptaciones Legales
Jaime Secco Jaime Secco
La unidad, un cuentito que pasó
Juan Santini Juan Santini
La Justicia italiana condena a cadena perpetua a militares uruguayos por el Plan Cóndor.
José W. Legaspi José W. Legaspi
La “sobrevaluada” corrección política y las verdaderas ratas
Agustín Deleo Mas Agustín Deleo Mas
Encierro y el día después…
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Medio Ambiente
imagen del contenido ¿Cuánto contaminan los seres humanos? Un desglose de las emisiones de C02 industriales, de vehículos y de los hogares.

CO2

¿Cuánto contaminan los seres humanos? Un desglose de las emisiones de C02 industriales, de vehículos y de los hogares.

08.07.2019

MONTEVIDEO (Uypress/T.J. Coles *) - Cada año, los seres humanos liberan una cantidad cada vez mayor de dióxido de carbono (C02) a la atmósfera; En la actualidad, alrededor de 40 mil millones de toneladas por año. De acuerdo con el Observatorio Terrestre de la NASA, 8.4 mil millones de toneladas se atribuyen a la quema de combustibles fósiles; principalmente el carbón, el gas y el petróleo.

La Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos y la Comisión Europea enumeran los países más contaminantes (incluida la UE en su conjunto y cada uno de sus estados miembros). Son China, los EE.UU., la UE, India, Rusia, Japón, Alemania, Canadá y Brasil. Cuando se mide en términos de emisiones per cápita, los EE.UU. y Canadá son los mayores culpables. Cada canadiense y estadounidense emite un promedio de > 15 toneladas de CO2 al año ("huella de carbono"). Es el resultado de los desplazamientos, el consumo, el uso de energía doméstica, el ocio y los viajes.

El CO2 supone aproximadamente el 76 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero antropogénicos. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos dice que la combustión (carbón, gas y petróleo) es la principal actividad humana que libera CO2. La producción eléctrica, que utiliza la combustión de carbón para su generación, representa el 32,9% de las emisiones de CO2 de Estados Unidos. El transporte representa el 34,2%, que implica petróleo, ya que la mayoría del transporte (automóviles, camiones, aviones y barcos) se basan en el petróleo. La industria es responsable del 15,4% de las emisiones y los hogares / comercial del 10%.

Un barril contiene 42 galones (159 litros) de petróleo. Cada día, 96 millones de barriles de petróleo y combustibles líquidos se consumen en todo el mundo. Esto equivale a 35 mil millones de barriles al año. Los vehículos son importantes emisores de C02. La mayoría de los vehículos funcionan con petróleo. Hay 800 millones de automóviles en el mundo. Según Soluciones para la industria de automoción, existen 253 millones de automóviles y camiones en uso en los EE.UU.. Hay 234 millones de automóviles en las carreteras de Europa Occidental, en un sector que emplea a 13 millones de personas. Los informes de la Union of Concerned Scientists establecen que la mitad de todo el monóxido de carbono y óxido de nitrógeno y un cuarto de los hidrocarburos aromáticos, se pueden atribuir al transporte. La Unión señala, además, que gran parte de la contaminación se podría reducir fácilmente con las tecnologías de combustible para vehículos limpios. No es sólo el uso de vehículos lo que causa la contaminación. La Unión también señala que, desde su diseño, fabricación, hasta su eliminación, la contaminación relacionada con los vehículos es significativa.

Las emisiones de CO2 globales de China suponen el doble de las de Estados Unidos. China igualó y superó las emisiones de Estados Unidos hace más de diez años. Las emisiones de China se deben en gran parte al uso de carbón y son desproporcionadamente mayores que las emisiones de estados Unidos debido al tamaño de la población china (1,3 mil millones de chinos en comparación con los 327 millones de estadounidenses). A pesar de tener una cuarta parte de la población de China, las emisiones de CO2 per cápita de EE.UU. son más del doble de las de China. El consumo de energía personal es un factor importante. El chino medio utiliza 3.500 kilovatios de energía por hora (kWh) en comparación con el promedio del estadounidense, que utiliza más de 12.000. El transporte personal es otro factor. En el año 2011, en China había 68,9 vehículos de motor por cada 1.000 personas. En los EE.UU., eran 786 por 1.000. Tengase en cuenta también el impacto del consumo de alimentos en las emisiones. En 2008, el consumo medio diario de calorías en China era de 2.900. En los EE.UU., era de 3,750.8.

Entre los países más pobres, los mayores contaminantes (Brasil, China e India) tienen unas emisiones per cápita más bajas en comparación con las de las naciones "desarrolladas". El continente menos contaminante, de lejos, es África, siendo algunos de los países más occidentalizados (Argelia, Egipto, Nigeria y Sudáfrica) los que emiten la mayor parte de C02. También vale la pena recordar que los países pobres son proveedores de recursos, incluyendo petróleo y otras materias primas, a Occidente. Las fábricas y plantas de ensamblaje, que utilizan una gran cantidad de energía, contaminan porque producen bienes para la exportación a Europa y América del Norte, siendo el transporte marítimo y aéreo grandes emisores de CO2. Las exportaciones marítimas de Liberia, por ejemplo, la convierten en un contaminante significativo.

Cuanto más se occidentalizan los países, más probable es que contaminen. En la década de 1980, China aplicó programas de privatización al estilo estadounidense, recibiendo enormes flujos de capital de Estados Unidos. En veinte años, China ha igualado el nivel de emisiones anuales de CO2 de EE.UU.. En el año 2000, las empresas estadounidenses invertían $ 11.14 mil millones en China. En el año 2007, eran $ 29.71mil millones. De ahí saltó a $ 53.93mil millones en 2008 y subió a $ 65.77 miles de millones en 2014.

Gran parte de esta inversión es interna en el marco de empresas estadounidenses, ya que las empresas buscan mano de obra barata para externalizar a China y otros países pobres. Por ejemplo, en 2010 la revista especializada Manufacturing and Technology News señalaba que: "Cientos de grandes empresas estadounidenses están deslocalizando miles de puestos de trabajo al extranjero", donde los derechos de los trabajadores, la remuneración y las normas de salud y seguridad son menores. Algunos países extranjeros ofrecen grandes ventajas fiscales a la inversión extranjera directa. Las grandes empresas y sus filiales y divisiones deslocalizan a China, México y otros países pobres con bajos estándares ambientales, entre ellas: AT & T, Boeing, General Dynamics, Hewlett Packard, IBM, International Paper, Kingston Technology, Motorola, Nordex, Rockwell Automation, Sony Pictures Imageworks, grapas, Tenneco Automotive y Tyco Electronics.

El Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) estima que la contaminación del aire mata a 200.000 estadounidenses cada año. El Laboratorio de la Aviación y el Medio Ambiente del MIT realiza un seguimiento de las emisiones a nivel del suelo, de las chimeneas industriales, vehículos, ferrocarriles y calefacción residencial. Solo las emisiones de vehículos de carretera matan a 53.000 personas y los generadores de energía matan a otras 52.000. California tiene la peor calidad del aire: 21.000 personas mueren prematuramente cada año. En promedio, el azufre, el monóxido de carbono y otros contaminantes acortar la esperanza de vida de los afectados en una década. Según los investigadores, los atascos y congestiones de tráfico son una de las razones de un gran número de muertes relacionadas con los vehículos. Cuando los flujos de tráfico transitan por zonas menos pobladas, el número de personas afectadas es menor. La contaminación comercial y privada fue más alta en la región central de EE.UU., en las ciudades industrializadas y se extiende por Atlanta, Chicago, Detroit, Filadelfia y Los Ángeles.

Según la Organización Mundial de la Salud, 7 millones de personas mueren cada año como resultado de la exposición a la contaminación del aire. Esto equivale a una de cada ocho muertes en el mundo. La contaminación del aire es el mayor riesgo medio ambiente para la salud y supone más del doble de las estimaciones previas. La contaminación interior y exterior están relacionados con el cáncer, las enfermedades isquémicas del corazón (arterias) y los accidentes cerebrovasculares. Los países pobres y menos desarrollados tienen la peor calidad del aire, con un aire particularmente tóxico en el sur y el este de Asia y el Pacífico occidental. 3,3 millones de muertes en esas regiones se atribuyen a la contaminación interior (incluyendo la calidad del aire relacionada con el trabajo) y 2,6 millones a la contaminación exterior.

Según la Dr. Flavia Bustreo, Subdirectora General de Salud de Familia, Mujer y Niños de la OMS: "Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire interior, ya que pasan más tiempo en casa respirando el humo y el hollín del carbón y la madera de hornillos de cocina con fugas". El carbón es un contaminante particularmente malo, de ahí que sea la segunda causa principal de muertes relacionadas con la contaminación del aire en los EE.UU.. El Dr. Carlos Dora, Coordinador de la OMS para la Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud, dice: "la contaminación excesiva del aire es a menudo un subproducto de políticas no sostenibles en sectores como el transporte, la energía, la gestión de residuos y la industria".

Los contaminantes que provocan el cambio climático antropogénico no sólo son malos para la temperatura y el tiempo, son también malas para la salud humana y animal. Pero no hay que perder la esperanza. Hay grandes e importantes cambios gracias a activistas de base, como el movimiento Extinction Rebellion, y la posibilidad de un Green New Deal en el plano político. Hay que apoyarlos y ampliar su acción.

(*) T.J. Coles es director del Instituto para la Investigación de la Paz de Plymouth y el autor de varios libros, incluyendo voces para la paz (con Noam Chomsky y otros). Este artículo es un extracto modificado de su nuevo libro, Privatized Planet: "Free Trade" as a Weapon Against Democracy, Healthcare and the Environment (2019, New Internationalist).
Fuente:
https://www.counterpunch.org/2019/06/14/how-much-do-humans-pollute-a-breakdown-of-industrial-vehicular-and-household-c02-emissions/

Traducción: Enrique García



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net